La luz no siempre viene de las velas

Mientras pedíamos un café en un aeropuerto de la semana pasada, nos topamos con una novedad en el mundo de las inversiones que desconocíamos: la estrategia de “las velas”. Esto nos dejó “boquiabiertos” porque ninguno de los que estábamos sabíamos de lo que estaban hablando. 

Y sí, resulta que hay una estrategia para invertir: “las velas”. Rápidamente, hicimos una investigación de lo que esto es y hoy te lo trataremos de explicar un poco más “en arroz y habichuelas”.  

Ajá…¿velas? No necesariamente son las que compras con olores de temporada en el primer piso de Plaza. 

Ahora bien, para entender el tema necesitamos conocer un poco de historia. Resulta que hace mucho tiempo atrás un japonés comerciante de arroz, se dio cuenta que el precio del arroz no solo se movía como nos enseñan en la clase de Economía 101: por oferta y demanda. El precio de ese “commodity” también se veía influenciado por la percepción y el comportamiento de los compradores y vendedores de arroz de la época.

Así que el comerciante llegó a una conclusión: ¿será esto un factor determinante en el precio del arroz? En teoría, ¡esto suena bien lógico!

Pero la verdadera pregunta es: ¿esto aplica en las inversiones? Mmmm… no necesariamente. O mejor aún, la percepción y el comportamiento de los compradores/vendedores de arroz de la época, ¿acaso no influyen en las fuerzas de oferta y demanda?

Nuestro próximo evento

Los seres humanos estamos programados para encontrar patrones en las cosas, incluso en lugares donde no los hay. Vivimos en una constante búsqueda de la verdad y la tratamos de explicar a través de patrones, aún cuando no existen.

Lo más impresionante de todo es que nos creemos que tenemos la razón y lo adscribimos a que tenemos alguna destreza en particular cuando las cosas nos salen bien. Esto es completamente normal, y responde a un instinto de supervivencia en el cual nosotros utilizamos nuestras pasadas experiencias para construir un nuevo filtro.  Vemos nuestra realidad a través de ese filtro, e intentamos de acomodar nuestro presente dentro de esa nueva realidad, una que creemos nos brinda más seguridad, satisfacción y finalmente felicidad.

Ahora bien, para entender un poco lo que esto tiene que ver con inversiones debemos explicarte los tres tipos de análisis que se utilizan para analizar en finanzas:

Análisis Técnico: es la interpretación de las inversiones mas famosa gracias a Hollywood. Este tipo de de análisis se basa en escoger acciones y bonos y observar su comportamiento utilizando gráficas. Según esta escuela, hay un “tope” y un “piso” en el precio de una acción o bono y el precio debe fluctuar dentro de ese rango. 

Suena lógico, ¿verdad? Solo qué hay un pequeño detalle con eso: los humanos aún no podemos lograr predecir el futuro. No sabemos si alguna razón externa o interna va a afectar ese precio y tampoco podemos decir cuándo eso ocurrirá.

Análisis Fundamental: esta línea de pensamiento utiliza diferentes métricas contables y financieras para poder determinar si el precio de una acción o un bono esta a un precio justo. Esta corriente, busca encontrar la acción o bono que esté infravalorada o sobrevalorada, e intentará hacer su ganancia con la venta o compra de esa acción o bono cuando esté en el precio “correcto”. 

¿Qué tiene de malo esto? Bueno… esto solo toma en consideración los factores “conocidos” de cada acción o bono. Esto no toma en consideración factores de riesgo externos o internos de cada compañía y gobierno que pueden afectar ese precio. Como no se pueden predecir con certeza ninguno de esos factores, ni siquiera cuáles serán, en muchos casos esto puede resultar en pérdidas SUSTANCIALES para los inversionistas.

Hasta ahora, ¿puedes identificar la razón de la teoría de “las velas”?

Pero aún hay más… hay otra teoría completamente diferente dentro del mundo financiero – una basada en conceptos académicos desarrollados durante los últimos 50 años.

La teoría de Libre Mercado: esta teoría viene sustentada de estudios académicos utilizando métodos científicos y establece que todos los precios del mercado son establecidos por información conocida y que solo puede ser alterada de una sola manera: cuando sale a relucir nueva información. En otras palabras, el precio actual de las acciones y/o bonos recoge el sentir y pensar de millones de inversionistas que se han puesto de acuerdo en llegar a un precio determinado por ese bien.

No te pierdas nuestro próximo evento

Habiendo dicho lo anterior, vamos a hablar un poco de “las velas” en las inversiones. Las “velas” son una serie de gráficas que representan el momento “correcto” para comprar una acción y/o bono. Estas gráficas tienen unos parámetros bastante específicos: precio de apertura, precio de cierre y el volumen de acciones que se están “tradeando” en el momento.

Esta información es analizada por algoritmos que le dan una recomendación al inversionista y prenden unas gráficas de colores bien bonitas en forma de velas cuando es el tiempo de comprar o vender la acción y/o bono. 

Aplicando lo que ya sabemos sobre las teorías en las inversiones, esos algoritmos están “reaccionando” a la información que hay en el mercado y no están “previniendo” ni pronosticando absolutamente nada. Como nosotros, “las velas” también interpretan la información y buscan patrones definidos de precios en las acciones y bonos. 

Este es un ejemplo de prácticas que lastiman a los inversionistas y merman la confianza que ellos tienen en los mercados. 

Si sabemos todo esto, ¿por qué no seguimos un método académico probado científicamente en el cual podemos tener una idea clara de lo que debes esperar dentro de un rango de posibilidades? ¿Te sentirías más tranquilo invirtiendo en algo que puedes medir? ¿En algo más allá que el simple hecho de creer en “el comportamiento del mercado”?

Mark Matson (fundador y CEO de Matson Money) dice: “Las personas no tienen problemas con las inversiones. Las inversiones tienen problemas con las personas”.

La falta de conocimiento y disciplina son la principal causa de fracaso entre los inversionistas. Para ser exitoso en las inversiones, necesitas el conocimiento y la disciplina que te puede dar un buen coach. Este te guiará en todo momento aún cuando creas que la vela no ilumina el camino correcto. Y más importante aún, te guiará para evitar que hagas algo que te perjudicará, especialmente cuando “parezca” ser el camino correcto pero no está sustentado por estudios académicos.